¿Cómo hacer un griego?

¿Cómo hacer un griego?: Descubre esta práctica sexual

Durante muchos años seguramente has escuchado del masaje griego y no sabes a qué te refieres. El masaje griego, no es más que el tan temido sexo anal. Para muchos es un tabú, una práctica dolorosa o simplemente algo que no se imagina hacer. Pero en la realidad, si se aplica la técnica correcta es muy placentero. ¡Quédate con nosotros y explora nuevos terrenos!

El sexo tiene muchas aristas, no solo se trata de caricias y penetraciones vaginales también puedes optar por la zona del ano. Si se hace en la postura correcta, no causa molestias.

Muchas personas, se limitan por varias razones. Por lo general, es que no han tenido gratas experiencias y su pareja no ha estimulado de forma correcta el ano. Y de seguro, el dolor que han sentido no es agradable.

En el mundo hay mujeres que les encanta hacer el masaje griego. De hecho, han manifestado que lo disfrutan más. En cambio, hay otro grupo (mayoritario) que se niegan a hacer esta práctica. Se piensa que ocurre por desconocimiento por que se conforman con el sexo tradicional.

De plano, te decimos a todos los hombres no les gusta realizar el sexo anal. Pero, a otros definitivamente les encanta.

¿Por qué a muchos les gusta hacer un griego?

Hacer un griego significa dar sexo anal y hay muchas razones porque les gusta hacerlo. Aquí tenemos algunas de ellas.

En primer lugar, algunas personas disfrutan de la sensación de “plenitud” que obtienen del sexo anal. Debido a que el esfínter anal es más pequeño y más estrecho que la abertura vaginal, la sensación de ser penetrada puede ser una experiencia más intensa. Eso significa que la estimulación anal también puede estimular la vagina e incluso las partes internas del clítoris. Básicamente, hay un montón de nervios diferentes que pueden sentirse realmente bien cuando se estimulan.

Otras razones comunes por las que a las personas les puede gustar el sexo anal son psicológicas. Para algunas personas, el sexo anal sigue siendo un acto sexual “sucio” o “travieso”, y ese sentimiento de transgredir reglas o límites los excita. Esta es una respuesta sexual muy común, hasta el punto de ser un cliché.

Y, finalmente, una de las razones porque las mujeres no pueden quedar embarazadas por ello. Para algunas personas, quitarte esa preocupación particular de sus hombros puede ser suficiente para aumentar la excitación sexual.

5 secretos principales para hacer un griego

¿Están decididos a probar el sexo anal? Aprende hacerlo de la manera correcta:

Sexo anal limpio e higienico

El sexo y el ano tienen que hacer un trío con la higiene. Todos sabemos que es lo que viene detrás del ano y toda la suciedad. Por ello, estos tres elementos deben ir juntos.

Lo ideal es hacerlo de manera planificada. Algunas personas se hacen lavados con enemas, cuando saben que van al acto. Pero, no todos tienen tiempo para eso. Si la pasión te está ganando la carrera, lo mejor es que se den una ducha juntos.

Así van a estar más cómodos y puedes sentir hasta el tan anhelado beso negro.

Relajación = menos dolor

El ano no es tan flexible como la vagina. Si bien es más chico, tiene un efecto al dilatar que puede permanecer un buen rato. Siempre y cuando esté en estado de relajación.

Si estás en estado de alerta y rígido no vas a lograrlo. Pensar que te va a doler no ayuda mucho. Si ya lo has decidido, disfrútalo al máximo. Aquí las preocupaciones no tienen cabida. Una buena forma, es que hables con tu pareja y ambos se conecten.

Una buena idea es hacer juegos sexuales o utilizar algunos instrumentos adicionales. El dildo, los aros vibratorios son perfectos. Como dato adicional, te decimos que compres un par de gel lubricantes especial para años. Además de dormir un poco, algunos hacen que se dilaten con más facilidad.

Estas cremas, por lo general, son calientes y resbaladizas son excitantes al sentirlas en la piel.

Sin preliminares no hay éxito

Esto simplemente quiere decir, que si lo haces de impacto no lograrás entrar ¡Así de simple! No importa si eres el receptor o el que lo hace. Tanto los hombres como las mujeres tienen que tener un nivel de excitación elevado.

Si llegas directo al ano, no vas a ser bien recibido. Pues, no está bien dilatado y el dolor va a borrar el deseo sexual. Incluso si está muy estrecho, el pene no penetra con facilidad y puede ponerse flácido.

Mucha lubricación

Humedecer el ano de forma natural no es una buena idea. Algunos se desesperan y echan saliva al ano. Amigo la saliva no es un lubricante.

Por otra parte, el ano por sí solo no lubrica, así que no te queda de otra que buscarte un buen lubricante. Actualmente, hay de diferentes texturas (menos o más grasosos) con varios olores y hasta con sabores.

La paciencia de ambos es esencial

Sexo anal impaciente no existe. Tienen ambos que ser pacientes, hay parejas que lo intentan muchas veces antes de lograr una buena práctica. No subestimes tu ano, el no está acostumbrado a la penetración.

Te toca a ti educarlo y demostrarle que puede ser una experiencia placentera. Así que todo es ensayo y error. Juntos pacientemente van a ir logrando la relajación, la dilatación y la posición que mejor les va.

Estos son los cinco pasos principales para aprender a hacer un griego. Inténtalo y déjanos tus comentarios

Leave a Reply

Shopping cart